¿Cuándo debo solicitar una licencia turística?

Descubre todas las novedades e información útil relacionada con las licencias turísticas.

Últimamente, son muchas las personas interesadas en convertir un inmueble en una vivienda turística, ya que son múltiples los beneficios económicos que se obtienen. Sin embargo, antes de iniciar este proceso, es importante conocer las leyes y normativas que regulan el sector turístico. De esta manera será posible ofrecer el mejor servicio y evitar multas y sanciones.

Pero los propietarios pueden tener muchas dudas durante el proceso. Una de las más comunes es si realmente es necesario solicitar una licencia turística, cómo hacerlo y cuáles son los requisitos que se deben cumplir. Aquí se encontrarán las respuestas a estas preguntas tan comunes.

¿Por qué debes solicitar la licencia turística?

Reunión solicitando una licencia turística

Sin este documento no es posible ofrecer servicios turísticos, al menos no de forma legal. Algunos deciden proceder sin la documentación requerida, lo que no es una buena idea debido a las sanciones impuestas por la Administración. Aparte, son muchos los beneficios de pertenecer a la oferta turística legal, pues aporta visibilidad y una buena imagen ante los clientes.

Esta licencia no solo es necesaria para convertir un piso en una vivienda turística, también para hoteles y todo establecimiento destinado a fines turísticos. El propietario tiene que asegurarse de obtener el documento antes de ofrecer sus servicios al público. Es importante aclarar este punto, pues algunos piensan que, al hacer la solicitud, ya podrán iniciar la actividad. Pero esto no es cierto.

Es fundamental realizar la solicitud con tiempo, preferiblemente meses antes de la temporada alta, ya que se deben tener en cuenta los plazos administrativos. Para la aprobación de la licencia se solicitan determinados documentos, y conseguirlos toma tiempo. En promedio, este proceso toma entre uno y tres meses para la resolución. Así que la antelación es la clave.

Preguntas frecuentes

Antes de realizar la solicitud, es común que surjan algunas dudas. Estas son las más comunes:

¿Cuándo se puede alquilar una propiedad con fines turísticos?

Esto dependerá de las normativas que regulan la actividad turística en comunidad autónoma y en cada ayuntamiento del país, por lo que es conveniente obtener información precisa. Por ejemplo, en Andalucía se consideran pisos de alquiler turístico a aquellos que ofrecen alojamiento de forma constante y se ubican en suelos de uso residencial. 

Pueden ser viviendas completas (su capacidad máxima es de quince plazas) o viviendas por habitaciones. En este caso, el propietario tiene que residir en el inmueble y solo se permite ofrecer seis plazas.

Aquellas propiedades que no generan una contraprestación económica, no pueden ser inscritas como inmuebles con fines turísticos. Tampoco las viviendas alquiladas por una misma persona por más de dos meses continuados, ni aquellas situadas en medios rurales o una vivienda de protección oficial.

¿Es posible perder la licencia?

Sí. En caso de incumplir con las normativas y requisitos, es posible que le revoquen la licencia al propietario. Es importante ajustarse a los parámetros establecidos por el ente competente de la comunidad para evitar esta situación. Aparte, si existen cambios que influyen en la efectividad de la licencia, se deben notificar.

Por ejemplo, ante una reforma general, cambios en el uso del inmueble, cese de actividad o cuando cambia el titular de la propiedad. La razón es que toda esta información debe coincidir con las condiciones con las cuales fue inscrito el inmueble. Si el permiso es revocado, es necesario solicitarlo nuevamente cuando el establecimiento se ajuste a las normas.

¿Cuánto cuesta?

Esto varía de acuerdo a diferentes aspectos, como la comunidad autónoma, el tipo de establecimiento y otros factores. Sin embargo, el precio va desde los 70 hasta los 300 euros.

Cómo solicitar una licencia turística en Andalucía – Pasos a seguir

Si el inmueble cumple con los requisitos establecidos, entonces es posible iniciar el proceso de solicitud. Pero, ¿dónde solicitar la licencia turística? Esto dependerá de cada comunidad autónoma. En Andalucía, el establecimiento se debe inscribir en el Registro de Turismo de Andalucía. Lo primero es realizar la declaración responsable, en la cual se demuestra que el inmueble se ajusta a las normativas para el alquiler turístico.

El formulario para realizar esta declaración se encuentra en la página web del Registro de Turismo de Andalucía, en la sección «oficina virtual». Después que se rellena el formulario con los datos solicitados, el registro de entrada que se encuentra en la declaración comprobará que la persona ha cumplido con la presentación de la declaración responsable.

Una vez que se realice este proceso, ya es posible que el propietario preste sus servicios de alquiler turístico de forma legal. El Registro de Turismo le asignará un código, el cual deberá aparecer en toda publicidad realizada en los diferentes medios de comunicación disponibles, incluso los digitales. Para los que desean realizar el trámite de manera presencial, pueden acudir a la Delegación de Turismo de Málaga.

Los documentos para la declaración responsable

Estos son algunos de los documentos que se pueden adjuntar al realizar la declaración responsable:

  • Certificado de empadronamiento del propietario del establecimiento, si se trata de una vivienda de alquiler por habitaciones.
  • Copia de un documento que demuestre la referencia catastral, como el IBI.
  • Copia de la licencia de ocupación.
  • Título para la explotación de la vivienda.

Requisitos necesarios para pedir la licencia de turismo

El propietario debe disponer de licencia de ocupación o cédula de habitabilidad. Se obtiene cuando los técnicos de la Administración acuden al establecimiento tras una reforma, con el fin de verificar que el inmueble se ajusta a las condiciones de habitabilidad exigidas por la ley. Por ejemplo, la propiedad debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Los pisos deben tener muebles y los equipos necesarios para su uso.
  • Contar con servicio de limpieza, tanto a la entrada como a la salida del cliente.
  • Disponer de ropa de cama, menaje de casa y un juego de reposición.
  • La ventilación directa es indispensable en las habitaciones.
  • Si se ofrecen servicios de alojamiento de octubre a abril, el establecimiento debe tener calefacción. Si el período de funcionamiento es entre mayo y septiembre, el sistema de refrigeración es un requisito.
  • Debe estar disponible un botiquín de primeros auxilios en caso de emergencias, así como hojas de quejas y reclamaciones.
  • El propietario está obligado a ofrecerle información al cliente relacionada con el uso de la propiedad, así como un número de teléfono para consultar o resolver cualquier incidencia.
  • Debe contar con un extintor para casos de incendio revisado y en vigor.
Julia

Julia

Puesto

Creadora y autora de este sitio web. ¡Muchas gracias por leerme! Soy Licenciada en Turismo y una apasionada del mundo de los alojamientos turísticos. Desde que nacieron los pisos vacacionales surgieron también nuevas oportunidades de negocio. Aquí encontrarás toda la información para hacerlo de manera correcta.